jueves, 26 de noviembre de 2015

MI VERSIÓN DEL CUENTO

Érase una vez una japonesa que vivía en una aldea perdida en la selva.

Un día salió a dar una vuelta por la selva y se perdió. Se encontró un animal muy extraño que le dio unas plantas medicinales. Y decidió coger ese animal tan extraño para examinar las plantas que le había dado. Intentando volver a la aldea se encontró más plantas extrañas que, más tarde, supo que según sus antepasados se llamaba Camella sinensis. Y descubrió el té para que se lo tomase ella, la aldea y el animal que había encontrado. Y el té se hizo una tradición. La niña, el animal y toda la aldea se quedaron encantados con el té lo tomaban casi siempre así es como se hizo tan famoso gracias a la japonesa y el animal y vivieron muy felices para siempre.

2 comentarios: